Que se junte la Patria Grande por su definitiva independencia

Por Antolín Magallanes

 Ya está. Quedo claro. Desde el 83 hasta acá, hubo un enorme esfuerzo por restituir la democracia. En todas sus formas todos los gobiernos tuvieron acciones a su favor, algunos menos intensas y firmes como el menemismo o la Alianza, que hicieron crujir la institucionalidad. El kirchnerismo fue la fase final que se llevó puesta toda la cultura dictatorial que quedaba en pie. Eso quiere decir no solo juicio y castigo a los culpables militares, sino señalar y acorralar a aquellos civiles que avalaron a la dictadura y a todos sus símbolos, políticos, estéticos y económicos. Desenmascararlos, a través de su participación y sus negocios.

     El macrismo es la expresión más clara de la restauración autoritaria, donde se manifiestan distintas capas sociales de reaccionarios y los amanuenses de siempre, quienes los apoyan.

    Sí. Nos gobierna una banda de “chetos calificados, que no les importa el prójimo, que emiten a través de sus pantallas de fuego, e incendian nuestros hogares con sus vómitos de venganza, enmarcados en la legalidad de Comodoro Py, Clarín y La Nación.

    El problema es el desastre en el que está sumergido el país (valga la metáfora submarina) ahora que se llevan puesto el estado de derecho con la complicidad del poder judicial, el cual bancó institucionalmente  la dictadura. ¿Está clara la grieta?, ¿Está claro lo que quiso decir Cristina cuando dijo que gobernó con el 25% de poder?

     En la Argentina volvió el hambre, el desempleo, la bicicleta financiera, volvió el que “la guita no alcance”, a la vez que los organismos  de seguridad salen de cacería, con una ministra vestida de combate (en términos ciertamente literales). También es clara la inmensidad del poder contra el que se luchó, para aquellos que pedían que avanzáramos más, o para los que hoy se arrepienten de haber sido tan democráticos y “blandos”. Tal vez ahora puedan entender el gobierno valiente y enérgico de Cristina y sus rictus. ¿A cuántos y cuantas les da la talla para hacer lo que ella hizo?

    Lo que queda claro es que luchar para volver y gobernar va a ser una acción en un país sumido en la bancarrota, para empezar a recuperarlo nuevamente, porque el default está a la vuelta de la esquina. Siempre la tarea ardua y compleja de los gobiernos populares fue salvar al país y recomponerlo.

   En los doce años K nuestro supuesto “autoritarismo” fue  parlamentario y político, los medios dijeron lo que quisieron y creíamos que con leyes y la movilización popular transformábamos las cosas.

   A la luz de los hechos actuales nuestro “democratísimo liberal” debe ser transformado en revolucionario, no podemos dejar en un carácter de indefensión permanente a nuestro pueblo nunca más. Como debe ser Revolucionario, va a tener (y debe tener) una nueva constitución.

   Y revolucionario debe ser un plan nacional, popular y regional en términos de la Patria Grande Sudamericana, debemos ir juntos por esa independencia. Del otro lado el poder ya no es el de las oligarquías argentinas, sino que es un orden opresor de jerarquía mundial, de una vasta trama e inmensidad muy poderosa.

   Es necesario que quienes fueron los líderes de los gobiernos populistas de Sudamérica se junten, reconociéndose como una expresión política, que diagnostica este difícil presente y planifica el futuro. Reconociendo que fueron los mejores gobiernos que tuvimos en la región. Este encuentro urgente debe ser un gran hecho político, que muy difícilmente puedan superar nuestros adversarios internos y externos. De lo contrario, veremos por goteo como lo procesan y meten preso a Lula y a Cristina, por citar solo dos ejemplos. No hay salida individual para los hombres y mujeres de nuestra patria, como así tampoco para los de la Patria Grande. Se impone en todos los ámbitos políticos, sindicales, culturales y sociales construir las condiciones para que nuestros líderes se junten y den un mensaje claro. Del mismo modo, ya mismo nuestros líderes, estén o no gobernando o en la víspera de un  periodo electoral, deben juntarse e ir por una gran visión sudamericana, denunciar los atropellos y establecer acciones que ordenen la recomposición de fuerzas del continente. Nos deben dotar de una esperanza, para ver el horizonte del sur.

    ¡Aquí hay que consolidar definitivamente a nuestra Patria Grande, contra el atropello de un poder global que viene por todo, debemos estar juntos!

LinkedInFacebookTwitterEmailFlipboardGoogle+

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *